Archivo | anteriores “diarios de trabajo” RSS for this section

azul turquesa

Hace un cuarto de siglo que Josep Vicent Marqués, en Ecología y lucha de clases, señaló con muy buen criterio que medir el progreso por el consumo de energía es algo tan poco refinado como medir la satisfacción gastronómica y la calidad dietética por el número de eructos emitidos por el sujeto. Por aquellos años reflexionaba de manera análoga Manuel Sacristán:

“Parece claro que se está acabando la vigencia de ciertos valores progresistas muy optimistas, proclamados desde el siglo XVIII, desde hace más de doscientos años. Valores como, por ejemplo, la asimilación del gran consumo y de la gran riqueza acumulada como una bendición del cielo, al modo de la moral protestante calvinista. O en un plano más técnico, valores como la asignación del bienestar de un país por su consumo de kilovatios/año por cabeza. Hoy más bien podría decirse que a más consumo de kilovatio/hora por ciudadano, más proximidad hay de un desastre.”[1]

Leer Más…

¿romper la unidad de la especie humana?

Hay que darse cuenta cabal de lo que supone la propuesta transhumanista de ir más allá de la biología del Homo sapiens merced a las herramientas de la biotecnología y la robótica.

Para la gente laica –para quienes no creemos en un Dios personal todopoderoso y trascendente, aunque podamos tener un sentido de lo sagrado y una alta estima por muchas de las tradiciones religiosas y místicas–, ¿qué hay más allá del sinsentido de la vida humana, de la dukkha de los budistas? Básicamente, la comunidad humana.

Leer Más…

cuentos de las 1.001 experiencias

En los últimos tiempos, el curioso lector –o la atenta lectora— que haya paseado por librerías sin duda habrá reparado en toda una familia de libros –de gran tirada y atractivo formato– que se presenta en las mesas y anaqueles con títulos como: 1001 películas que hay que haber visto antes de morir, 1001 discos que hay que haber escuchado antes de morir, 1001 lugares que hay que haber visitado antes de morir, 1001 libros que hay que haber leído antes de morir…

¿Prestamos atención a estas voces conminatorias? Bueno, echemos cuentas durante un instante, antes de desembolsar los más de veinte euros que cuesta cada uno de esos volúmenes de tapa dura. Leer Más…

entropía, recursos naturales y economía ecológica

Ha caracterizado a la doctrina económica convencional una irresponsable despreocupación por el sustrato material, biofísico, sobre el que se construyen las economías humanas. Buena muestra de ello son dos creencias que, a modo de incuestionados axiomas, subyacen al entero edificio de la mainstream economics: la creencia en que existe una cantidad infinita de recursos naturales, y la creencia en que estos son indefinidamente sustituibles entre sí, y con el capital y el trabajo humanos.

Leer Más…

ecología y belleza

La crisis ecológica es una oportunidad para vivir mejor: pero nos exige cambiar. Repensar, reinventar, redirigir: cambiar.

Una tarea de enorme importancia para la cultura y las artes: enseñar a vivir en lo próximo. Revalorizar el microcosmos, hacerlo hermoso y digno y habitable, sin descuidar las conexiones con el macrocosmos. Así, podemos concebir una nueva estética ecológica para la era solar.

Leer Más…

extranjeros casi en todas partes, ignorantes sobre casi todo

Hace ya bastantes años, Ray Dassman propuso una útil distinción –retomada después por otros autores– entre culturas del ecosistema y cultura de la biosfera.[1] Las culturas ecosistémicas dependen para vivir de los recursos de una biorregión, una cuenca fluvial, unos pocos ecosistemas. Localizadas de este modo, tienen un fuerte interés en proteger su base de recursos, y en desarrollarse en términos de lo que hoy llamamos sustentabilidad. En cambio, las culturas biosféricas que se han desarrollado de forma incipiente con los primeros Estados centralizados, y de manera más plena a partir del siglo XVI, con la explotación imperialista del resto del mundo por parte de Europa, acopian los recursos de su propio territorio y también de ecosistemas lejanos; pueden desarrollar pautas de “usar y tirar” con respecto a los recursos naturales, convencidas de que, una vez exprimida una zona, se podrá comenzar a “desarrollar” la siguiente. Así funcionaba Roma hace dos mil años y así funciona EE.UU. hoy.

Leer Más…

no forzar las cosas

Comunicar macho y hembra, izquierda con derecha (los dos hemisferios del cerebro, por ejemplo), yin y yang: ésa es la idea del dao. Los vasos comunicantes.

“Todos nosotros podemos estar tan situados y enraizados como un sauce junto al río –y al mismo tiempo ser tan fluidos y libres en la vida del planeta entero como el agua que, dentro del ciclo hídrico, pasa a través de todas las formas y posiciones aproximadamente cada dos millones de años.”[1]

Leer Más…