comunismo, democracia

“Gran parte de mi vida” –decía Jorge Semprún en una entrevista en El País Semanal, seis meses antes de su muerte— “ha consistido en dejar de ser un buen comunista para ser un buen demócrata”. Y matizaba: dejar de ser estalinista para ser demócrata y “anticapitalista radical” (son palabras textuales).

Nuestra propia labor: lograr que comunista y demócrata nunca más vuelvan a ser adjetivos disociables.

Mañana lunes comienza un notable congreso sobre comunismo en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid…

http://queescomunismo.wordpress.com/

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: