el observador local

En el bar de Santander, el bien trajeado ejecutivo le toca el culo a la camarera mientras pide su comida.

Algo han conseguido dos siglos de luchas de las mujeres: no puede someterla como esclava sexual. De momento. De momento, esa débil capa de civilización aguanta…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: